jueves, 8 de mayo de 2014

Mami cantame una canción

Los días pasan rápido cuando nos desconectamos de la conciencia. 

Toda la semana ha sido pesada, entre trabajo, colegio, súper, casa, hijos, hospital y un adiós para siempre, entre otras cosas.

Cuando ponemos atención a cada cosa por pequeña que hacemos, es cuando realmente disfrutamos. Ver un atardecer, los sábados, la vida.

Esta semana extravié mi conciencia en algún lugar, seguramente abajo de alguna blusa que doblé, en medio de algunos libros que ordené, debajo de alguna caja, realmente no lo sé.

El punto es que hoy me di cuenta que ha pasado más de una semana desde que a Manuel, mi esposo le dieron dos infartos, tengo más de una semana de estar fuera de casa, de no cenar con mis hijos, de no sentarme en mi sala, de no acariciar a mi perro y de no dormir en mi cama.

Creo que se me empieza a notar. No es tristeza, no es enojo, no es más que una desincronización de mi vida. Que duele.

Anoche mi hijita Cami me hizo aterrizar y poner los pies en la tierra, bajar la velocidad y recordar un poco donde deje mi conciencia con una sola frase: “Mami quedate conmigo un ratito y cantame una canción.”  Sentí que debía frenar mi vida, me di cuenta que tiene 9 años y que necesita de mi, le canté hasta que se durmió, le di un beso y luego fui a dormir.


Hoy fue un nuevo día amanecí vestida de conciencia y me prometo no volver a perderla.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dinos lo que salga de tu corazón de madre, de padre o de hijo...