sábado, 25 de junio de 2011

Jugar con las palabras.

Miren, yo soy una mamá bastante despreocupada, ya lo he dicho varias veces, creo. Pero si algo no les perdonaría a mis hijos es que dentro de 10 años sean como esos otros jóvenes que conozco ahora en el trabajo, a los que les mencionás, por ejemplo, la palabra "rimbombante" y no saben qué quiere decir. Quiero que dentro 10 años no ocupen solo las palabras "chivo o cool" para referirse a algo que les gusta. No quiero, de verdad.

Así que, aprovechando las vacaciones que ya empezaron, hemos dado inicio al juego de las palabras, el que podrán ver aquí:


En cada uno de esos post-it hay una palabra, cada color corresponde a uno de mis hijos. Cada niño tiene que buscar el significado de una palabra por día; si quieren poner un ejemplo, mejor. Además, por semana también se agrega un artista histórico reconocido -sí, sí, tampoco quiero que sean de esos que piensan que Beethoven es el perro de una película-.


He de confesar que el juego ha entusiasmado a dos de mis hijos y hasta ahora han ido contestando sus palabras. Hay otro que lo ha hecho solo dos veces. "Muy aburrido", dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dinos lo que salga de tu corazón de madre, de padre o de hijo...